Octubre 24 , 2017

Jardinería para principiantes

La jardinería puede ser un increíble pasatiempo y convertirse en una fructífera profesión si se practica con responsabilidad y diligencia. Si estás interesado en el tema, te compartimos 10 consejos para principiantes.

La jardinería a veces puede parecer una tarea abrumadora para los que acaban de comenzar. Por lo que si estás iniciando en este tema, te compartimos algunos conejos que te ayudarán a agilizar y ahorrar tiempo, energía y problemas.

Empieza con algo pequeño

Todos quisiéramos tener un gran huerto, pero iniciar con un gran jardín puede ser complicado. Si este es tu primer año de jardinería, tómalo con calma, planta jitomates o pimientos, un pequeño jardín de hierbas, algunos frijoles o lechuga. Acostúmbrate a ver cómo crecen ciertas plantas y sus necesidades. Trata de mantener una pequeña parcela saludable, regada y libre de plagas. Si todo va bien este primer año, puedes expandirlo un poco más el año siguiente.

Planta lo que comes

La comida de cosecha propia siempre es mejor. Especialmente en el caso de niños quisquillosos, cultivar sus propios vegetales y dejarlos que ayuden, los ayudará a expandir el paladar e introducir nuevos alimentos. La jardinería es también una excusa para construir tus propios gustos.

Planta a tu clima

Conocer tu zona es una de las partes más importantes de la jardinería. Determinará lo que puede plantar y cuándo. Si vives en un clima más frío, tendrás que elegir más cultivos de clima frío y variedades de temporada corta. Si vives en un área que se mantiene caliente la mayor parte del año, podrás plantar tus verduras de temporada cálida mucho antes que en gran parte del país. Al elegir tus semillas, presta atención a cuántos días les tomará madurar, así como a qué zona de crecimiento es más adecuada.

Presta atención al espacio entre plantas

Existen muchos jardineros que intentan incluir tantas plantas como sea posible en un área. Esta no es la mejor práctica, ya que tiende a invitar a más plagas y enfermedades a tu jardín. Así mismo, da plantas que no son tan fuertes y sanas ya que compiten por la luz y el espacio. Al plantar, asegúrate de que cada planta tenga suficientes nutrientes y sol, o también puedes usar técnicas de jardinería verticales para ahorrar espacio.

¡Escríbelo!

No confíes en tu memoria cuando se trata del jardín. Lleva un diario. Haz un boceto de tu jardín para que puedas rotar los cultivos el próximo año, mantén una lista de las plagas, de lo que salió fue bien y lo que no, y cualquier otro pensamiento que pueda ayudar.
También asegúrate de etiquetar las plantas en tu jardín. Algunas semillas tardan en germinar y es posible que olvides que ya se plantó una parcela. También es útil etiquetar diferentes variedades para que puedas comenzar a mantener la mejor forma de hacerlo en su jardín, no tiene sentido desperdiciar dinero en semillas que nunca se producen bien.

Conoce tus plantas y sus plagas

Es útil familiarizarse con el aspecto de ciertas plantas como plantas de semillero, para poder tirar de las malas hierbas y no de las plantas.
Es igualmente útil conocer las malezas como pequeños brotes y plántulas para que cultives las plantas y no las malas hierbas.

Prepara el suelo

Un suelo saludable hace que las plantas sean saludables. El suelo es la parte más importante de tu jardín: el suelo pobre no producirá mucho más que plantas no saludables. Antes de comenzar tu jardín cada año, asegúrate de preparar la tierra con abono o composta. Alimenta el suelo y  las plantas durante todo el año y al final de la temporada, cubre las camas con hojas cortadas o siembra un cultivo de cobertura que proporcionará abono verde para el año siguiente.

Prepárate para las plagas

Todos los jardines tienen plagas y tendrás que hacer algo al respecto si quiere que sus plantas sobrevivan. Aquí te compartimos algunos consejos para deshacerte de las plagas de forma natural. 

No te olvides de las flores

Todos los jardines necesitan polinizadores para ayudar a crecer a su potencial. Plantar flores alrededor de tus camas de vegetales ayudará a atraer abejas y otros polinizadores, así como insectos benéficos que las ayudarán a combatir las plagas de tu jardín. Además, son hermosos, huelen maravillosamente y hacen que el espacio sea mucho más alegre.

Agua cuando sea necesario

El agua es tan importante como un suelo saludable. Demasiada agua puede causar enfermedades en las plantas, y muy poca no dejará que crezcan. La mayoría de las plantas necesitan un riego profundo al menos una vez a la semana, por lo que si la madre naturaleza no se ocupa de él, tendrás que hacerlo tú. Solo recuerda que es mejor regar la base de las plantas en lugar de desde arriba, por lo que usar una manguera es mejor que un rociador que rocía agua a través del aire. El riego temprano por la mañana o por la tarde es lo mejor para minimizar la pérdida de agua por evaporación.