Julio 31 , 2017

¿Sabes cómo trasplantar una planta a otra maceta?

Trasplantar una planta de maceta puede ser un proceso muy sencillo si se sabe hacer, pero hay muchas preguntas que pueden surgir antes, durante y después de hacerlo. Aquí te las resolvemos.

Trasplantar una planta es un proceso muy sencillo para algunas personas, pero hay quienes no tienen esta experiencia. Por esta razón, aquí te resolvemos algunas dudas y te damos una guía paso a paso de cómo cambiar a una planta de maceta.

¿Cómo sé cuándo es el momento?

En general, las plantas exhibirán signos. Si ves que la raíz está expuesta en la parte superior de la tierra o creciendo a través de los agujeros del drenaje de la maceta, es el momento correcto. También puede colocar la maceta de lado y tirar suavemente de la planta. Si las raíces están enrolladas y toda la planta sale de la maceta fácilmente, hay que hacer el cambio. Otra manera de darte cuenta es si notas que la planta ha dejado de crecer. 

 

¿Qué tipo de maceta?

Hay muchos tipos de macetas, tanto en materiales como en tamaños. Lo mejor para la mayoría de las plantas es que las macetas tengan un buen sistema de drenaje sin importar el material del que estén hechas. En cuanto al tamaño, normalmente una maceta que sea de entre 5 y 10 cm. más grande a los lados que la maceta anterior, será suficiente.

¿Qué tipo de sustrato?

Distintas plantas requieren distintos tipos de sustrato, por lo que lo mejor que puedes hacer es preguntar a alguien en tu vivero local. Diles lo que estás plantando y te darán el sustrato correcto. Si es una planta de casa, usa algo con control de humedad específicamente para plantas de interior. Si estás traspasando una planta que necesita de un buen drenaje, como una suculenta o cactácea, necesitarás de sustrato específico para su tipo.

¿Qué necesitas?

  • El sustrato adecuado
  • Una maceta nueva
  • Una pala pequeña
  • Un poco de agua
  • Tijeras

¿Cómo traspasar una planta?

  1. Limpia la maceta antes de usarla. Si tu maceta es de barro, humedécela un poco para ayudar a evitar que el material absorba el agua de la planta o el sustrato.
  2. Si es posible, riega la planta en su maceta actual unas horas antes. Esto ayudará a aflojar la tierra y las raíces. Para plantas más grandes lo ideal es que las riegues 24 horas antes de transplantarla.
  3. Toma suavemente la planta de su maceta actual aflojando la tierra a su alrededor y sacando las raíces con cuidado. Si es necesario, corta las raíces ligeramente. Esto también ayudará a generar nuevos crecimientos.
  4. Pon una capa de tierra en el fondo de la nueva maceta de entre 4 y 6 centímetros, dependiendo del tamaño de la maceta.
  5. Coloca la planta en el centro y ve llenando los lados con tierra.
  6. Presiona firmemente para empujar la tierra hacia abajo, pero no la aprietes demasiado.
  7. Riega la planta de forma uniforme, vertiendo el agua en la tierra directamente y no sobre la planta. El agua podría compactar la tierra, por lo que si es necesario, agrega más.

Una vez que tu planta ha sido trasplantada, deja pasar entre 4 y 6 semanas antes de fertilizarla. Mantén el sustrato húmedo sin abusar y trata de cuidar la cantidad y calidad de luz que recibe.